Fraude electoral y su auditoría del proceso electoral


Quien haya violentado la voluntad del ciudadano de las urnas, sin duda querrá dejar sin rastro sus acciones de alterar los resultados electorales. Esta es una aproximación más cercana para referirnos al fraude electoral. Según Carlos Soucre en su investigación “Fraude Electoral y Sistemas Automatizados”, señala que la integridad de un proceso electoral es el espejo de la democracia. La Real Academia Española define al Fraude, a la acción de perjudicar a la otra persona o perjuicio al Estado y a terceros.

Los ataques al sistema electoral

Por lo general los sistemas electorales por más seguridades y privacidad, el corazón de los ataques radica en los datos, es decir los votos y resultados. Indica el autor de esta investigación “Una vez concluido el proceso electoral, los resultados electorales son enviados a un servidor principal para el escrutinio final”.  De este modo la manipulación de la configuración del sistema, está en riesgo, por cuanto un atacante lo que le interesa son el número de votos para alterar.

Manipulación de los resultados electorales

El blanco perfecto a más de los resultados son los registros de los votos. Pues al almacenar los votos en cualquier dispositivo podría alterar la configuración de la elección, lo más grave la posibilidad de introducir votos falsos. De este modo la usurpación y alteración de la votación es el más apetecible por los atacantes.

Acto oculto detrás del fraude

Es claro, hay fraude cuando se viola la ley, de modo que los afectados buscan explicaciones sobre los resultados, es decir todo el aparataje electoral está dispuesto actuar “en lo obscurito” para robarles una elección, pues no son capaces de ganar limpiamente una elección. Modificaciones de los procedimientos, funciones y código programado, son un claro ejemplo de una posible manipulación del sistema y sus resultados finales.

Auditoría del proceso electoral

Para asegurar la transparencia de las elecciones no solo basta con observadores internacionales. Si no también un examen minucioso del proceso electoral con la finalidad de verificar si existo o no fraude. Es decir, este debe abarcar todo el sistema electoral ya que pueden presentarse irregularidades relacionadas con la debilidad, fallas del sistema y manipulaciones intencionadas.

Según Carlos Soucre, “el proceso de auditoría, debe ser cabal para avalar la legitimidad de los resultados y por su carácter vinculante, debe ser aceptado por las partes involucradas”. Considerando que las auditorías no evalúan la funcionalidad del sistema.

Auditoría con resultados significativos

Como se había mencionado anteriormente, la auditoría es un proceso importante en las elecciones, desde que el ciudadano consigna su voto en la papeleta, consolidado en las respectivas actas y digitado en el sistema electoral. Este último debe resistir a posibles violaciones, debe ser debidamente manejadas y custodiadas. Así como el uso de sistemas de detección de fraudes electorales que ayudarían a una eficaz auditoría electoral.

Por más tecnología de punta que se tenga es imposible evitar procesos de manipulaciones mal intencionado. La transparencia de los procesos electorales es la clave de la voluntad popular, por ello se hace necesario esclarecer y transparentar la decisión ciudadana.

Anuncios
Publicado en Educación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Al día de hoy tenemos
  • 43,041 visitas
Calendario
abril 2017
L M X J V S D
« Mar   May »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Archivo del blog
A %d blogueros les gusta esto: